Blogia
Ama Quella, Ama Sua, Ama Llulla

Chávez, la situación de los movimientos populares y la convocatoria a "parir el socialismo del siglo XXI"

Chávez, la situación de los movimientos populares y la convocatoria a "parir el socialismo del siglo XXI"

Ya está. Ya pasaron la Cumbre de los presidentes, la de los Pueblos, el discurso de Chávez en el Estadio y las protestas callejeras en Mar del Plata y en el resto de Argentina. De todas las aristas que tuvo cada uno de esos eventos, en estas pocas líneas podremos apenas esbozar un balance parcial. Vamos a dejar entonces las especulaciones sobre las relaciones de fuerzas entre los Estados, expresadas en las disputas por la firma del documento final en la Cumbre de presidentes. Obviemos la discusión sobre si el ALCA está efectivamente "muerto", o el aval de 26 de los 33 países participantes mantiene una preocupante luz de alarma y centrémosnos en un análisis sobre el desempeño de los diversos movimientos populares que, también, jugaron en esta coyuntura sus propuestas y acciones.
Más allá de la valoración y el peso social y político de cada sector, en Mar del Plata -donde se concentró la mayor atención- hubo presencia de diversas organizaciones populares en tres escenarios diferenciados: la Cumbre de los Pueblos, la movilización que se dirigió al Estadio mundialista, y la que, por la tarde, marchó hacia el vallado y terminó con enfrentamientos.

En la Cumbre de los Pueblos alrededor de diez mil delegados de diversos movimientos debatieron en más de un centenar de comisiones durante tres días. De Argentina, tuvieron una importante presencia las organizaciones de la Central de Trabajadores Argentinos, los movimientos campesinos, y algunos sectores oficialistas como Barrios de Pie. A nivel continental, resultó importante la presencia de las organizaciones de la Vía Campesina (aunque, curiosamente, con una participación mínima del Movimiento Sin Tierra de Brasil), y la multitudinaria delegación cubana (encabezada por tres miembros del Comité Central del Partido Comunista), entre otras tantas presencias menos numerosas de los demás países del continente. El carácter democrático del debate en las comisiones, se vio opacado por la impronta superestructural con que se tomaron las decisiones más importantes: resultó habitual escuchar en charlas de pasillo y reuniones de urgencia, el descontento de una parte de la militancia ante la decisión de los "referentes" de la Cumbre de los Pueblos de cambiar la movilización hacia la zona de exclusión para repudiar la presencia de Bush, por una movilización que, en sentido contrario, se limitara a concentrar a la multitud dentro de un Estadio.

La convocatoria impulsada por el gobierno también contó con la participación de movimientos como el Evita, que reúne a diversas organizaciones populares que se aliaron con el kirchnerismo, y la Federación de Tierra y Vivienda. En estos casos, las decisiones desde arriba no sorprenden a nadie, ya que la lógica de estos sectores es de absoluta dependencia del gobierno: bastó con que el diputado Miguel Bonasso organizara, con todos los recursos políticos, comunicacionales y económicos, una iniciativa funcional al presidente Kirchner y que respondiera también a las necesidades de los gobiernos de Venezuela y Cuba, como resultó la idea de que fuera Chávez la figura central de la convocatoria, para que algunos miles de personas contaran con los micros, alimentos y dineros necesarios para movilizarse donde les dijeran. Resulta cierto también que, Maradona con su efecto "multiplicador" (como le señalara Fidel), los músicos latinoamericanos y la figura de Chávez, resultaron una atracción para otros tantos que no son parte de la tropa oficialista.

La asamblea antiimperialista marplatense, por otra parte, fue el espacio que organizó la movilización final hasta la zona de exclusión, que terminó con los enfrentamientos que estaban previstos. Allí los referentes de algunos partidos de izquierda, junto a fuerzas sociales y políticas independientes de la ciudad de Mar del Plata –algunos grupos barriales y estudiantes universitarios-, debatieron en sucesivas reuniones las características de la movilización. Desde este espacio, la única propuesta fue la de repudiar a Bush desafiando el estado de militarización que se había instalado en Mar del Plata. Más allá de que esa intención pueda resultar válida para algunos, evidentemente resultó poco atractiva para la mayoría.

En su discurso, Chávez llamó a "enterrar al capitalismo para parir el socialismo del siglo XXI, un nuevo proyecto histórico socialista". Ese proyecto podrá tener distintas interpretaciones según quienes hagan eje de las palabras del presidente venezolano, en las vivas a Perón o en las citas a Carlos Marx. El curso de las transformaciones en Venezuela y la vitalidad de un pueblo que consciente y organizado acompaña y protagoniza esas transformaciones, seguramente resulte una mejor explicación de hacia dónde apunta la convocatoria chavista. El acto en el Estadio, si bien debía resultar un espaldarazo para la pelea diplomática en la que Chávez estaría involucrado horas después, marcó también en esa convocatoria a parir un nuevo proyecto histórico un desafío a largo plazo. Aunque la composición de la multitud allí presente habilite a pensar lo que señalaba el periodista Pablo Llonto en su cobertura para la Red de Medios Alternativos: "como cuando Fidel habló en la Facultad de Derecho en 2003 su auditorio sabe que, en este tipo de actos, se puede ser socialista por un rato".

Si la intención de Chavez al referirse al "socialismo del siglo XXI" fue expresar una crítica, una distinción respecto a los socialismos del siglo XX, nos toparemos entonces con nuevos elementos de contradicción para analizar. Cuando en su discurso el conductor del proceso bolivariano expresó que llevaría el mandato surgido de la Cumbre de los Pueblos para plantearlo a sus colegas en la otra Cumbre, aportaba un elemento valioso y poco habitual: un líder continental asumiendo los lineamientos surgidos del debate entre organizaciones sociales. Esta lógica, al igual que la máxima zapatista de "mandar obedeciendo", sí sería un elemento distintivo respecto a los socialismos del siglo XX, caracterizados por una fuerte regulación y control Estatal sobre los movimientos sociales y órganos de base. De ser esa la interpretación más acertada de las palabras de Chávez, lo que resulta contradictorio entonces es el marco de alianzas que prioriza el chavismo, al menos en Argentina: difícilmente se pueda construir un nuevo proyecto histórico socialista a nivel continental si los principales aliados resultan ser operadores políticos sin ningún tipo de base social como el diputado Bonasso, o dirigentes que cuando son mencionados en actos públicos reciben silbidos como le pasó, en presencia del propio Chávez, a Luis D`Elía.

En el marco de los repudios a la presencia de Bush en Argentina se sucedieron, además de actos y marchas en la ciudad de Mar del Plata, una amplia variedad de convocatorias, talleres, debates y movilizaciones en barrios, lugares de trabajo, escuelas y facultades de todo el país. Muchas de esas actividades fueron organizadas por asambleas de base, movimientos autónomos barriales o agrupaciones estudiantiles independientes, que no formaron parte de ninguno de los tres escenarios políticos en que se dividió el protagonismo popular en Mar del Plata, aunque si su militancia se congregara en iniciativas comunes juntaría a multitudes tanto o más masivas que las que se expresaron en Mar del Plata. Esa construcción sólida desde las bases, se diluye sin embargo por falta de una coordinación mínima que se materialice en una expresión común. Pasa desapercibida para muchos (seguramente también para Chávez y el pueblo venezolano), aunque tal vez sea ahí donde realmente se pueda estar construyendo, en nuestro país, los gérmenes de un verdadero nuevo proyecto histórico que apunte a construir un futuro signado por las relaciones de igualdad y solidaridad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres