Blogia
Ama Quella, Ama Sua, Ama Llulla

¿En Inambari?

La pretensión de construir la hidroeléctrica de Inambari, uno de los 6 megaproyectos energéticos (Sumabeni, Paquitzapango, Vizcatán, Cuquipampa, Inambari y Urubamba) que se pretende instalar en territorio peruano para abastecer 6,000 megawatts (MW) de  electricidad al Brasil, ha provocado una fuerte reacción en Puno. El masivo paro en la capital regional puede replicarse.

El presidente Lula está negociando con Alan García este paquete (su primer compromiso en diciembre 2006) ,buscando imponer condiciones muy favorables para el Brasil y negativas para el Perú. El último acuerdo ha autorizado los estudios definitivos de Inambari (Egasur, propiedad de brasileños, inscrita en Puno con un capital inicial de 10 mil soles). Se negocian las condiciones de distribución y pagos. Gran parte de ello se ha hecho de espaldas a las poblaciones afectadas directa e indirectamente, con un increíble compromiso de reserva de información sobre los estudios hasta octubre 2009, sin licencia social local y regional, y con una pobre información al país. Por eso quieren el desplazamiento forzoso de la población por ley propuesta por García.

Inambari es una inmensa hidroeléctrica. Utilizaría 26,500 millones de m³ de agua, con un espejo de agua de 410 km², para generar 2,000 MW. Brasil quiere el 100% de esa energía (mientras el gobierno de García propone una gradualidad de 80%, 60%, 40% por periodos de 10 años para Brasil). En la propuesta de Brasil, la empresa concesionaria manejaría el proyecto por 50 años, además de la construcción (Perú propone 30), dejando a la región $200 millones anuales por canon.

Ojo: el volumen de agua que pretende usar el proyecto es cinco veces más de lo necesario para generar los 2,000 MW que necesitan generar. Eso implica un inmenso espejo de agua, dentro de una concesión de 1,700 km², que genera importantes impactos climáticos negativos. Exige desalojar 27 pueblos de Puno (en el distrito de San Gabán) y otros 14 de Cusco. Implicaría inundar 19 centros educativos, centros de salud, puentes, viviendas, bosques. Y afectaría la zona de amortiguamiento de la reserva de Bahuaja Sonene, la más rica en biodiversidad del mundo por las variaciones de temperatura que van desde 4 grados hasta 50C, mientras que los otros bosques van de 15 a 50C.

También destruiría 63 km de la carretera transoceánica tramo IV, conduciendo a que la forma casi obligatoria de transitar de Brasil a Puno sea vía Cusco (el tramo II) y a poner en riesgo la vía por derrumbes generados por la debilidad de los taludes de embalse. A su vez, Puno se desvincularía de la localidad de Loromayo, como ya ocurrió anteriormente con Mazuco, propiciando que termine separándose de la región y vinculándose a Madre de Dios.

Llama la atención en Inambari el volumen de agua embalsado. El Ing. Luis Moreno, especialista en el tema, ha señalado que se requería solo la quinta parte de los 26,500 millones de m³, es decir, unos 5,000 millones de m³ de agua, para producir 2,000 MW. Entonces, ¿por qué tanta agua represada? Porque Brasil quiere que la represa acumule agua en época de lluvia para soltarla en el estío y afianzar las necesidades de las represas brasileñas de Santo Antonio y Jirau, generando un ingreso adicional de US $216 millones de dólares para Brasil. Y se niegan a pagar canon por esa agua con el argumento que en el Perú no hay una ley de canon acuífero. ¡Simple y gratis!

Un efecto adicional. El río Inambari y sus afluentes traen oro aluvional en los sedimentos. ¿Quién los explotará y a cambio de qué? ¿Qué pasaría, adicionalmente, con los mineros artesanales? Pequeño detalle.

Finalmente, la temperatura de la zona aumentaría en unos 2 grados y la represa generaría gases tóxicos por la descomposición de la materia orgánica en las zonas inundadas. Ni Brasil ni Bolivia quieren la represa en sus territorios por los problemas climáticos mencionados y se pretende clavársela al Perú y a Puno.

Por Javier Diez Canseco

_______________________________________

Coordinan nuevas protestas contra Inambari

 

En asamblea macro regional a desarrollarse el 17 de julio, los dirigentes de Puno definirán si acatan una huelga indefinida o realizan una marcha de sacrificio a Lima en rechazo de la propuesta de construcción de la central hidroeléctrica de Inambari.

Así lo anunció la alcaldesa de Carabaya, Nancy Rossel, quien detalló que en la cita -a desarrollarse en el coliseo de la Universidad Nacional del Altiplano- se decidirán las acciones a desarrollar el 27 de julio.

Para que la medida de protesta tenga un efecto macro regional se requiere unificar criterios en la plataforma de lucha con las regiones de Cuzco, Arequipa, Tacna, refirió la burgomaestre.

Rossel Angles adelantó que el planteamiento del comité de lucha de la provincia de Carabaya es realizar una marcha de sacrificio al Congreso de la República, Ministerio de Energía y Minas y al propio Palacio de Gobierno para pedir que la propuesta de la construcción de Inambari quede sin efecto, por considerar que atenta contra el medio ambiente.

Por su parte, la presidenta del Comité de Lucha de San Gabán, Olga Cutipa, manifestó que están decididos de ingresar en una huelga. Así mismo, adelantó que una caravana partirá de Carabaya hacia Juliaca y Puno, para inmovilizar la actividad comercial.

Cabe indicar que, este sábado, dirigentes de las regiones de Cusco, Moquegua, Arequipa y otros decidieron ingresar a una huelga indefinida a partir del 27 de julio.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres