Blogia
Ama Quella, Ama Sua, Ama Llulla

El rebaño de Juan Luís Cipriani

El rebaño de Juan Luís Cipriani En ninguna parte de la Biblia está escrito que el máximo representante de la iglesia debe abogar por los poderosos. Pero el cardenal Juan Luís Cipriani ha vuelto a sacar la cara –y rendido tributo- a los procesados o investigados por presuntos delitos de corrupción durante el fujimorato. Tampoco es la primera vez que lo hace. En 1999, Alberto Fujimori y Cipriani reclamaron al unísono contra la orden de detención del jefe de Estado Mayor del Ejercito, general Tomas Marky. El alto mando estaba implicado en la perdida de un millón de dólares incautado a grupos de narcotraficantes en la selva ayacuchana el 21 de enero de 1995. por coincidencia, unos día después el 30 de enero, la esposa del general compro una casa en Monterrico por US$ 1 millón de 200 mil. “Le pido al presidente de la republica que libere a este general (Marky), que es un gran hombre” dijo Cipriano en tono severo.Para Cipriano sólo sus amigos tienen esa categoría, sobre todo si son –o fueron- uniformados. Ahora levanto la voz por el primer vicepresidente, vicealmirante (r) Luís Gianpietri, y por el ex director de la PNP, general (r) Fernando Dianderas. Además de ser parte del proceso por la matanza en El Frontón, Gianpietri es investigado por dos fiscales anticorrupción. Y Dianderas, integrante de la cúpula montesinista, afronta juicios por varios delitos. La iglesia  es de los pobres, no de los amigos de Cipriani.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres