Blogia
Ama Quella, Ama Sua, Ama Llulla

La hoja de coca: alimento y medicina

El miércoles por la noche se llevó a cabo en el Instituto de Cultura Alimentaria Andina (INCAA) la charla sobre la hoja de coca como alimento. Hablaron nutricionistas, médicos y microempresarios que han encontrado en la coca no una droga demoníaca (como la propaganda oficial quiere hacernos creer) ni una panacea mágica (como la ven ciertos políticos infantiles que quieren empezar a fabricar millones de panes con coca y así "resolver" la desnutrición), sino una planta andina de enormes potencialidades médicas y nutricionales que deberíamos estar aprovechando.

 

La hoja de coca: ali...
charla_coca_29_03_06.jpg, image/jpeg, 400x300

 

La coca no es mágica: es alimento y medicina

Devida, la institución oficial que debería luchar contra el abuso de drogas pero que en la vida real se dedica a combatir contra una planta, la coca, sostiene lo siguiente: "La coca puede tener elementos nutritivos importantes pero que no son asimilables por el organismo. Puede tener aminoácidos, proteínas, pero la capacidad asimilable de estos nutrientes del organismo es muy bajo" (puedes ver aquí una entrevista a Fernando Rey, de Devida).

Para hacer tal afirmación, los funcionarios de Devida no citan ninguna fuente, ni se remiten a ninguna investigación científica. ¡Buena muestra de la seriedad con la que estos señores nos tratan de engañar!

Afortunadamente, existen fuentes alternativas de información que sí están trabajando el tema de la hoja de coca de manera seria y que sí se están preocupando por sustentar de manera científica los argumentos a favor de un consumo benéfico de nuestra hojita sagrada.

Una de ellas es el INCAA y la recientemente formada Asociación Peruana de Promoción de la Hoja de Coca, formada por médicos, nutricionistas y otros. El día miércoles 29 se llevó a cabo en el INCAA una charla sobre la hoja de coca como alimento y medicina. En ella, uno de los ponentes, Javier Trigo, explicó los reultados de una investigación publicada en 1965 en la Revista del Viernes Médico, una revista especializada de la época. En esa investigación, un equipo científico a cargo del dr. Carlos Collazos demuestra que sólo con el chacchado el ser humano está asimilando el 50% de la vitamina A contenida por la hoja de coca, el 100% de la vitamina B1 y el 46% de la B6. Lastimosamente, este tipo de estudios se vió truncado por la propaganda que viene desde EEUU que sostiene que la hoja de coca es esencialmente una droga (tal como aparece en la lista de estupefacientes de la ONU).

El profesor Trigo sostuvo que hace falta retomar este tipo de estudios para superar la propaganda oficial y tener un mayor conocimiento científico sobre las propiedades de la hoja de coca y la capacidad del cuerpo humano de asimilar las vitaminas y micronutrientes que posee. Sin embargo, señaló algunas características de la hoja que están suficientemente probadas por la práctica no sólo en los últimos años que se está reivindicando el uso natural de la hoja, sino a lo largo de 6 mil años de historia de la hoja en el mundo andino.

La hoja de coca como alimento provee proteínas y micronutrientes. La propaganda oficial dice que las proteínas de la coca son incompletas y que consumirlas puede llevar incluso a la desnutrición. El punto es que... ¡todas las proteínas vegetales son incompletas! Por eso nadie puede vivir comiendo solo coca, o solo lechugas, o solo espinaca. Es importante darse cuenta que en la reivindicación de la coca no hay elementos mágicos: se trata de un elemento vegental muy útil, pero no es el maná divino.

Lo más interesante en este campo son los micronutrientes. Estos son la vitamina A, el complejo B (que equilibra el sistema nervioso y se encuentra completo en la coca), el magnesio, el potasio, el zinc y el calcio. En el caso particular del calcio, la concentración es muy alta: más de 2 mil miligramos en 100 gramos de coca  (la espinaca solo llega a 80 miligramos, y la proporción es menor aún en otros vegetales). Por eso últimanente se está usando la coca con bastante éxito en el tratamiento de enfermedades relativas a la descalcificación.

Por otra parte, la hoja de coca como medicina es importante por sus 14 alcaloides. Uno de esos alcaloides es la cocaína, que aislado y puro se convierte en la droga que conocemos. Sin embargo, hasta la cocaína es útil y se usa como anestésico local muy potente y sin efectos secundarios. Si el Perú quiere producir este anestésico, no puede: la patente la tiene un laboratorio de EEUU, país que supuestamente se desvive en "luchar contra la coca". Otro de los alcaloides oxigena la sangre, de forma tal que es muy útil ara combatir el mal de altura y la fatiga.

En la charla también habló el doctor Iván Rodríguez, quien explicó que la hoja de coca es un poderoso alimento antidepresivo, y mostró como nuestras costumbres alimenticias urbanas (frituras, colorantes, leche...) tienden a generar depresión.

Por último, tomaron también la palabra microempresarios que están produciendo diversos alimentos naturales enriquecidos con hoja de coca, pese a la dura contrapropaganda oficial. Uno de ellos denunció la postura asumida recientemente por ENACO sobre restringir la venta de harina de coca. Hasta hace unos meses diversas microempresas compraban hasta 40 kilos diarios de harina de coca a ENACO (unico comercializador legal, pues tiene el monopolio) para fabricar panes, barras energéticas, galletas y otros alimentos naturales. Hace poco vino una extraña orden "desde arriba" para detener esa venta. Esta semana Enaco ha decidio continuar con la venta, pero de manera restringida: hasta 1 kilo mensual para personas naturales (individuos) y... ¡hasta 20 kilos al mes para personas jurídicas (empresas)! Con esto, los esfuerzos de estos microempresarios por lograr una industria benéfica de la coca se ven seriamente perjudicados.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres