Blogia
Ama Quella, Ama Sua, Ama Llulla

Hugo Chávez

He conocido milicos, he conocido militaruchos, he conocido napoleoncitos de espadas vírgenes, he conocido diosecitos de lata, he conocido ridículos dictadorzuelos latinoamericanos de película norteamericana, he conocido engalonados con retardo mental profundo. He conocido megalómanos, esquizofrénicos y oligofrénicos. He conocido todo eso y, franco franco, Hugo Chávez de Caracas se lleva el Premio Nobel en todas esas disciplinas.
Nuestro logofánico héroe ha creado su muy propia y particular “santísima trinidad”: El Padre, Bolívar y Chávez. Siendo él una suerte de “espíritu santo” en este adefesio de religión que ha instaurado, se cree con derecho no sólo a esclavizar a su propio pueblo y enviarlo –como lo está haciendo– a las más profundas y esperpénticas simas del descrédito, de la hambruna y de la muerte, sino también a introducir sus sucias manos y lucir su sebosa figura de verraco más allá de las fronteras venezolanas, inmiscuyéndose sin ninguna educación (¿de dónde, pues?) en el quehacer político de otros países.
En efecto, jugando al alimón con el cobarde y decrépito propietario de Cuba, la isla prisión, Chávez está creando un enorme “cinturón de los fracasados” –Venezuela-Ecuador-Perú-Bolivia-Argentina– tratando de imponer su refrito izquierdista, su estrafalario “nacionalismo”, y todo única y exclusivamente para satisfacerse a sí mismo, a su egolatría, a su exclusivismo, a su monomanía “bolivariana”, a su inconmensurable estupidez. Y si, encima, lo escuchamos cantar, entonces el sainete, la comedia bufa “bolivariana”, está completa.
Pero Chávez –hasta ahora– ha tenido suerte. La suerte que alguna vez mencionó Adolfo Hitler: “Los gobernantes deben agradecer la suerte de que el populacho sea estúpido”. Pero ¿hasta cuándo continuará la oligofrenia popular?
¿Creen que exagero en mis conceptos sobre Chávez? ¿Creen que mis comentarios son irrespetuosos? Podría ser pero, en mi concepto, ni Chávez ni Fidel Castro se merecen el menor ardite de respeto. En lo que a mí concierne, pueden irse --agarraditos de la mano-- a la mismísima.
Como tampoco se lo merece el deificado héroe venezolano, Simón Bolívar, el tuberculoso megalómano, esclavista y negrero que hizo lo que quiso y deshizo a Latinoamérica cual si fuese su propiedad. Hace algunos años escribí algunos artículos sobre este personaje y nadie se atrevió a desmentirme. Quizá valga la pena recordarlos en algunas notas futuras.
¿Sabían ustedes que a Simoncito Bolívar, cuando niño, sus papás le regalaron un par de esclavitos negros con los que jugaba cual si fueren sus mascotas? ¿Que les pinchaba los ojos? ¿Lo sabían? ¿Que su condición de mulato sólo le producía odio hacia los negros? Muy pronto se los recordaré una vez más. Entre tanto, más le vale a Ollantita sacudirse esa abominable caspa bolivarianoide y nacionalistoide... que a nada bueno conducen.

ANDRéS BEDOYA UGARTECHE

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

seguros -

Hugo Chávez pierde “su” referendum

Hugo Chávez ha aceptado los resultados oficiales y ha dado las gracias al pueblo en directo por televisión. La tensión ha sido máxima por la espera. El Gobierno se encargó de filtrar sondeos en los que el Sí ganaba por un estrecho margen, pero finalmente el No ha ganado.

El triunfo del No evita, de momento los planes de Chávez. Entre ellos el presidente pretendía instaurar un sistema socialista que cambiará 69 de los 350 artículos de la constitución venezolana actual. Un cambio que iba a modificar todas las estructuras del país otorgando poderes casi ilimitados a Hugo Chávez, además de mantenerlo en el poder de forma vitalicia. Pero el No ha ganado en Venezuela.

Es de destacar el importante papel que han jugado los estudiantes frente a unos partidos de la oposición totalmente narcotizados.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres